Aplicaciones espías
Imagen cortesía | Andro4All

¿Tu espiarías a tu pareja?, un 5% lo hace a escondidas

Un gran número de usuarios admite haber utilizado aplicaciones espías para controlar a su pareja.

Un gran número de usuarios admite haber utilizado aplicaciones espías para controlar a su pareja.

Los móviles hoy en día se han convertido en la herramienta primordial para comunicarnos, ya sea a través de llamadas o mensajes, pero todo esto gracias a las aplicaciones que tenemos instaladas. Sin embargo, no todas las aplicaciones son sanas, ya que hay una gran cantidad de aplicaciones espías que muchas personas utilizan para controlar a sus parejas.

Según el último estudio publicado Kaspersky, revela datos realmente inquietantes sobre el uso de aplicaciones espías, pero más que todo en el ámbito de la pareja.

Aplicaciones espías
Imagen cortesía | Andro4All

Un 15% de los usuarios admite haber recurrido a las aplicaciones espías

Para realizar este informe, se han encuestado a más de 21.000 personas de las cuales, el 37% ha admitido de no tener problema en caso de vigilar a su pareja con este tipo de aplicaciones, siempre y cuando su pareja de el consentimiento.

Un 6% han pedido el consentimiento a su pareja para instalar cualquier aplicaciones espías en el dispositivo y así poder realizar un seguimiento, e incluso, han admitido que la podrían haber instalado sin que la persona se de cuenta, pero el 5% de los encuestados las han instalado a escondidas.

Por otra parte, tal y como recogen en Portaltic, hay una alto número de personas que han sufrido acoso a través de aplicaciones espías instaladas en sus dispositivos a escondidas, lo que por supuesto, viola su privacidad digital.

En los últimos años, las aplicaciones espías han tenido una enorme demanda, con las cuales se puede monitorizar la ubicación, interceptación de mensajes, llamadas y hasta tener acceso completo a las imágenes y videos almacenadas en el dispositivo en donde se han instalado.

Al menos aquí en España, este procedimiento es completamente ilegal y es penado hasta con 7 años de prisión.